Experiencias auténticas. Sensaciones inigualables. Recuerdos inolvidables. Hoy en día, los consumidores apenas dan importancia a aspectos o ventajas tangibles de un determinado producto o marca. La imagen, las características -entre muchos otros aspectos- han pasado a un segundo plano para todos ellos.

Ahora, más que nunca, se persigue la creación de campañas de comunicación capaces de impresionar, emocionar y enganchar a todo nuestro público objetivo. Experiencias capaces de traspasar fronteras. Dibujar fuera de los márgenes. Salir fuera de las líneas establecidas para crear un escenario en el que todo gire en torno a la marca.

Como bien sabemos, cada vez el mercado empresarial es más competitivo y las marcas deben ofrecer a sus consumidores algo completamente diferente al resto. Experiencias que reflejen a la perfección su esencia e identidad corporativa. Eventos memorables que consigan que las empresas destaquen frente al resto de sus competidores.

Y es que, al fin y al cabo, la conexión y empatía emocional entre marca y consumidor es lo que verdaderamente nos hace situarnos en sus preferencias.

Ante esta situación, la organización de eventos es una de las mejores formas en las que las empresas y compañías pueden transmitir su personalidad y valores corporativos de una forma única e inimaginable. Creando y afianzando un vínculo verdadero que perdurará a lo largo del tiempo gracias a la planificación y el diseño de un evento capaz de empatizar y apelar a las emociones más profundas de aquel que lo vive. Convirtiendo al espectador en el auténtico protagonista de una obra que narrará la esencia de una determinada marca.

Así pues, conscientes de todo ello, apostamos por este estilo de comunicación experiencial centrada en el desarrollo y planificación de eventos que sumerjan a cada uno de los asistentes en una experiencia única. Una dinámica adaptada completamente a sus necesidades, donde se reflejen a la perfección su filosofía e identidad corporativa. Yendo siempre mucho más allá: convirtiendo a los consumidores en los principales participantes del evento.

Porque si hay algo que tenemos claro es que cada evento -que diseñamos desde nuestro departamento de protocolo y organización de eventos en Grupoidex- es algo único e irrepetible. Un auténtico traje hecho a medida para cada uno de nuestros clientes y marcas que parte siempre de un eje de comunicación y una conceptualización que se aprecia en el conjunto del protocolo, los diseños y las acciones de contenido. Impregnando el evento y su comunicación de una manera global.

Porque -al fin y al cabo- todo los elementos y componentes que componen y constituyen un evento son importantes. Todo comunica. Cada uno de ellos transmite un valor o un aspecto de la empresa u organización.

Un claro ejemplo de ello fue el pasado Premio Azorín 2017 bajo el concepto creativo: “El clásico contemporáneo”. Un acto sin igual que giraba en torno a la figura literaria de Azorín: un ensayista de gran renombre a nivel nacional, un auténtico impresionista de las obras literarias clásicas.

Bajo esta creatividad generamos un evento en el que se trasladó la esencia y naturaleza más íntima de la figura de Azorín a todos y cada uno de los elementos del mismo. Sin duda, un verdadero escenario teatral en el que los asistentes eran los personajes principales de la obra.

Porque, si hay algo que hemos tenido siempre presente en Grupoidex durante estos más de 20 años de trayectoria, es que en un evento cada detalle cuenta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.

Menú